TOMA DE CONTACTO EN CATANIA

Llegué a Catania el domingo 17 de abril de 2022. El clima mediterráneo no me recibió como me esperaba, aterricé en Sicilia un día gris, cerrado y lluvioso. Al entrar en el apartamento pude observar lo que ya me esperaba pero que sin embargo me sorprendió, y es que en esta ciudad abundan los edificios de estética renacentista, con unos techos altos, muy altos, algo a lo que no estamos muy acostumbrados en España.

Mi apartamento se encuentra a escasos dos minutos del lugar donde todos los días ocurre uno de los mercados más típicos de Catania. Acercarse a mirar y comprar es una de las formas más puras de entrar en contacto con la población local. Encuentras a trabajadoras y trabajadores muy agradables, que no tienen problema en recomendarte unos u otros productos, regalarte alguna que otra cosa e incluso enseñarte su canal de Tik Tok (@elviract para quien quiera disfrutar de directos en el mercado)

Mis primeros días fueron momentos en los que el choque cultural fue notable. Los días de lluvia salí a conocer la ciudad, negra por sus aceras y edificios hechos de roca volcánica y desierta porque el tiempo no acompañaba. Sin embargo, entrada la semana y con ella el buen tiempo, pude reconocer el encanto de la ciudad. En Via Etnea y sus principales plazas encontramos un mar de gente, locales y turistas, que disfrutan de los conciertos y actividades que en estas fechas ofrece la ciudad.

Aquí lo habitual para los peatones es cruzar dónde les parezca y para los coches lo normal es frenar. Nadie se queja, es algo propio de este destino. No es frecuente ver pasos de peatones ni semáforos, que los hay, pero no abundan. Ya me advirtieron que aquí hay más flexibilidad a la hora de circular, por llamarlo de alguna manera.

Pasados unos días reconozco que empiezo a reconocer y disfrutar el ambiente del sur de Europa, del Mediterráneo. El clima, sus gentes e incluso la gastronomía que también acompaña. En futuros posts entraré más en detalle hablando de los arancini y el pistacho en general, alimento típico de la ciudad.

Mario