Los chicos/as del Proyecto de Movilidad de Alumnado Comenius llegaron a Horsholm (cerca de Copenhague, Dinamarca) el pasado 20 de enero. Nuestros seis alumnos fueron recibidos por 11 grados bajo cero y por los compañeros daneses con los que convivimos durante el primer trimestre. Ahora ya están integrados en el día a día del instituto danés.

 

Estancia de los estudiantes españoles en Dinamarca:

 

Los estudiantes de nuestro centro que participan en el programa son tres chicos y tres chicas de diferentes edades y diferentes cursos: Amanda Úbeda y Julia Valle de 3º ESO, y María Vega, Juan Muñiz, Víctor Repiso y Víctor Suárez de 1º Bachillerato.

Ellos estarán en Dinamarca entre el día 20 de Enero y el 21 de Abril. Allí se alojan en las familias de acogida correspondientes al alumno que ellos alojaron aquí en España y acuden diariamente al centro.

Cursan estudios de 8º y 9º grado que son los últimos grados que se cursan en dicho centro, aunque en el caso de los alumnos de bachillerato son un nivel inferior al que aquí están cursando. Sin embargo nos pareció que debido a la barrera del idioma, estos niveles podían resultar adecuados para ellos.

Al igual que en el caso de los estudiantes daneses se ha realizado un Acuerdo de Estudios en consenso con el centro danés. De manera individual y de acuerdo con los propios estudiantes se han seleccionado aquéllas asignaturas que pudieran seguir sin dificultad, aún en el caso de que algunas pudieran impartirse en danés. Esperamos para ello que el profesorado danés pueda ayudarles en su comprensión utilizando el idioma inglés. Y de todos modos, este acuerdo puede ir modificándose a lo largo de su estancia allí.

El profesorado de nuestro centro que les imparte clases que allí no van a cursar, como es el caso de Lengua Española, o que no existe en el programa de estudios de dicho centro, ha preparado un plan de trabajo para ellos, con el fin de que no tengan dificultades para seguir el curso, cuando se incorporen de nuevo en el tercer trimestre.

En todo caso hemos acordado que la evaluación continua de este alumnado tendrá en cuenta las competencias que hayan podido adquirir durante su estancia en Dinamarca y no solamente los conocimientos que hayan adquirido, de acuerdo con los criterios de evaluación de la ESO.

Hasta el momento, sólo una semana después de su partida, los estudiantes se muestran muy contentos de tener el privilegio de formar parte del proyecto y las primeras informaciones desde la parte danesa, también son muy positivas.

Nuestro alumnado está siendo ayudado a su adaptación por el coordinador danés y, desde España, tanto el profesorado como las familias están utilizando diferentes medios de comunicación (teléfono, correo electrónico, mensajería instantánea o videoconferencia).

Los estudiantes españoles ya tuvieron que hacer una presentación de su país y de su Instituto ante el resto de la clase. Están asistiendo a clase con regularidad y saboreando las diferentes estrategias de enseñanza – aprendizaje utilizadas por el profesorado danés.

Hasta el momento, la experiencia es altamente positiva.

Estancia de los estudiantes daneses en nuestro centro:

Desde el 20 de Septiembre al 20 de Diciembre han estado cursando sus estudios en nuestro centro los siguientes alumnos: Emma C.B.Jensen, Astrid Draborg, Laerke Boeldsman Bak, Alexander B. Heyde, Benjamin Quiste, y Johannes H Oe. Todos ellos son alumnos de 14 años y por lo tanto quedaron adscritos a dos grupos de 3º ESO, en los que había una alumna que participaba en el programa, en cada grupo.

Los estudios estaban planificados mediante un Acuerdo de Estudios que se elabora entre los dos centros participantes. En dicho acuerdo se establece que los alumnos daneses cursarán de forma presencial las asignaturas de Español (10h), Biología (2h), Física y Química (3h), Matemáticas (4h), Inglés (3h) y Educación Física (2h). El resto del horario lectivo, los estudiantes disponían de la Biblioteca del centro para poder seguir allí los estudios que el profesorado del centro danés había planificado para ellos.

Es de destacar el esfuerzo que todo el profesorado hizo, por encima de lo que podría habérseles exigido, tratando de comunicarse con ellos, de entender sus posturas y de pretender que aprovecharan al máximo su estancia en nuestro centro. Para ello, aunque los alumnos disponían de su propio ordenador y estaban permanentemente conectados a internet, se les proporcionaron libros, fotocopias y otros materiales de estudio adaptados y traducidos al inglés. Y los exámenes, así como los trabajos que se les pidieron, también se les permitió realizarlos en inglés.

Las familias de acogida realizaron una tarea de integración encomiable, a pesar de la dificultad del idioma. Ellos fueron los encargados de que estos estudiantes se impregnaran de nuestra forma de vida diaria, nuestras costumbres y nuestra gastronomía, así como de que conocieran los lugares más representativos de nuestra comunidad autónoma. Y gracias a ellas pudieron también vivir la experiencia de compartir sus vidas con una gran familia, donde abuelos, tíos y primos están presentes en sus vidas cada día.

En general, la experiencia ha sido muy enriquecedora, tanto para el profesorado participante, como para los compañeros del grupo, así como para el resto del centro, al haber conocido a través de ellos un país, una cultura y un estilo de vida diferente en muchos aspectos. Sin embargo, esta experiencia ha tenido también una barrera continua, que es el idioma de comunicación, pues ésta sólo era posible en inglés y el alumnado o el profesorado que no tiene un dominio fluido de este idioma, debía utilizar siempre un intérprete que sirviera de nexo. En este sentido merece destacar también la labor que realizaron los estudiantes españoles que participan en el programa, que en ningún momento les dejaron solos y siempre estuvieron dispuestos a pelear por su integración.




Fdo: Guadalupe Concepción y Valentín Muñiz (Coordinadores del Proyecto)